900 103 348

Modal te llamamos

Modal te llamamos

¿Cómo mejorar el estreñimiento en personas mayores?


El estreñimiento en personas mayores es un problema que observamos con mucha frecuencia. Si no se trata a tiempo puede tener consecuencias graves y la calidad de vida puede verse seriamente afectada. 
Se calcula que entre un 20% y un 30% de las personas mayores de 65 años padecen este molesto trastorno. No obstante, suele agravarse con el paso de los años, ya que puede alcanzar una incidencia del 50% pasados los 75 años.
A lo largo de este artículo descubriremos en qué consiste exactamente, cuáles son sus causas y cómo ayudar a mejorar el estreñimiento en personas mayores. 

 


 

¿Qué es el estreñimiento?

Vaya por delante que el estreñimiento no es, en sí mismo, una enfermedad, sino un síntoma de que el sistema digestivo no está funcionando adecuadamente. Supone la reducción de la movilidad intestinal que permite la defecación. De esta forma, se origina un descenso en el ritmo de evacuación que puede provocar también deposiciones dolorosas. 

Aunque depende de cada caso, y no existe un criterio estricto para su clasificación, se considera que una persona padece estreñimiento si su frecuencia de deposiciones no alcanza las tres veces por semana.  

Causas del estreñimiento en personas mayores

El trastorno del estreñimiento en personas mayores puede tener distintas causas. Muchas veces, varias de ellas se combinan de forma simultánea.

  • Ingesta pobre de fibra: un problema muy común en las personas mayores que, debido a la pérdida de piezas dentales o a las malas digestiones, evitan alimentos crudos de texturas duras, como las verduras y frutas que son ricas en fibra. La fibra dietética es fundamental para regular las deposiciones, aumenta el tamaño de las heces y las ablanda.
  • Baja hidratación: la fibra debe ir acompañada por la toma de líquidos para que pueda absorberlos. Sin embargo, las personas mayores pierden capacidad para reconocer la sensación de sed y pueden llegar a descuidar su hidratación con graves consecuencias.
  • Sedentarismo: la actividad física ayuda a regular la motilidad gastrointestinal y al traslado de los alimentos en las diferentes fases de la digestión. Un estilo de vida sedentario, que también puede ser consecuencia de fracturas o enfermedades, es un factor importante que puede afectar al ritmo intestinal y favorecer el estreñimiento. 
  • Retraso voluntario o inhibición de la evacuación: cuando la persona “se aguanta las ganas” de manera habitual, puede acabar desarrollando un patrón de estreñimiento crónico. 
  • Enfermedades digestivas: síndrome de intestino irritable, enfermedad de Crohn, cáncer de colon, hemorroides, etc.
  • Otras enfermedades: endocrinológicas, como el hipotiroidismo, o de carácter neurodegenerativo del sistema nervioso central, como el Parkinson.
  • Medicación: existen diferentes medicamentos que pueden ser responsables del estreñimiento. Determinados antidepresivos, diuréticos, suplementos de calcio y hierro y medicación contra el Parkinson, entre otros. 

Consejos para prevenir y tratar el estreñimiento en personas mayores


Tan importante como el tratamiento del estreñimiento en personas mayores es su prevención. Un estilo de vida saludable, que incluya actividades de ocio y ejercicio físico y unas buenas pautas de alimentación e hidratación serán fundamentales para combatirlo.


Para enfocar su tratamiento hay que establecer un diagnóstico previo y, dependiendo del caso, valorar si basta con un simple cambio de hábitos, si se deben prescribir laxantes, emolientes o recurrir a otro tipo de solución terapéutica. 
Este proceso debe estar siempre dirigido y controlado por un profesional de la medicina que indique cómo curar el estreñimiento en personas mayores. 

Beber mucha agua

La deshidratación es causa directa del estreñimiento, por lo que la ingesta de agua suficiente es básica para prevenir o abordar este problema. En determinados casos, el agua con gas puede resultar más eficaz para aliviarlo, pero no suele ser así en personas con historial de síndrome de intestino irritable. 

Comer alimentos ricos en fibra

Aumentar la ingesta de fibra dietética favorece los movimientos intestinales y la evacuación. Existen dos tipos de fibra: la fibra insoluble (salvado de trigo, verduras, granos integrales…) aporta volumen a las heces y acelera el tránsito intestinal. Por su parte, las fibras de tipo soluble (salvado de avena, cebada, nueces, lentejas, guisantes, etc.) atraen el agua y forman un material gelatinoso que ralentiza la digestión. Algunos estudios señalan que las fibras solubles no fermentables, como el psyllium, son la mejor opción para regular el ritmo de las deposiciones y combatir el estreñimiento, aunque debe ser el especialista el que recete el tipo de fibra más adecuada para cada caso.

Hacer ejercicio

Como hemos visto anteriormente, un estilo de vida sedentario favorece el estreñimiento. En general, hacer ejercicio moderado, como caminar, ir en bicicleta, nadar o correr puede reducir los síntomas.

Beber café

Una de las características del café es que estimula los músculos del sistema digestivo y aumenta las ganas de ir al baño. No obstante, cuidado con el consumo excesivo de cafeína en casos de hipertensión y otras enfermedades cardiacas y neurológicas, habituales en estas edades. Es recomendable consultar con el médico.

Tomar alimentos probióticos

Los probióticos pueden ayudar a tratar el estreñimiento, mejorando los movimientos intestinales. El yogur natural, el chucrut, la soja fermentada y el kéfir son alimentos que contienen probióticos naturales. Con frecuencia, en casos de estreñimiento crónico existe un desequilibrio bacteriano en el intestino que puede regularse con alimentación o suplementación probiótica.

¿Cuándo preocuparse y acudir al médico?

Cuando aparece este síntoma, lo más recomendable es consultar con el médico para que realice un diagnóstico, valore el caso y prescriba cómo curar el estreñimiento en personas mayores.

Síntomas de alarma

Existen una serie de signos clínicos indicativos de que puede haber otra patología digestiva asociada al estreñimiento. Si se presenta cualquiera de ellos, debemos acudir al médico:

  • Aparición repentina del estreñimiento.
  • Obstrucción intestinal.
  • Dolor abdominal.
  • Pérdida de peso.
  • Anemia.

La impactación fecal

Como comentábamos, si no se trata el estreñimiento a tiempo puede derivar en complicaciones más graves. La impactación fecal es una de las más frecuentes. Consiste en la presencia de masas fecales duras retenidas en el recto, que no pueden ser evacuadas de forma natural.

Esta dolencia requiere de intervención médica y cursa con síntomas como falta de apetito, dolor abdominal, náuseas y vómitos, entre otros

 

Últimas entradas

Mujer tumbada
Qué ayudas hay para personas mayores
Mujer mayor comiendo

Lo más leído

personas que reciben teleasistencia
Nuevas tecnologías al servicio de la teleasistencia
23/12/2021
Innovación y Tecnología
Imagen Listado Raquel Llanos
Historia de Raquel Llanos
11/11/2021
Testimonios
actividades para personas mayores
Actividades para personas mayores
18/04/2022
Salud y Bienestar

Te Llamamos

Suscríbete a nuestra newsletter

Para estar informado de toda la actualidad , eventos y novedades de Caser Residencial

Formulario página Contacto general

Este formulario aparece en la página de Contacto