Caser Residencial entiende el camino hacia una atención geriátrica de calidad  a través de la adecuada gestión en el uso de sujeciones.

Se ha demostrado que la consecución de centros de mayores libres de sujeciones se alcanza a través de intervenciones integrales en los centros por medio de formación y asesoramiento a los profesionales que en ellos trabajan y la incorporación de nuevas tecnologías y equipamiento adaptado.

La adquisición de nuevas capacidades técnicas unidas a profundos cambios en la filosofía asistencial y en la cultura organizativa de los centros permiten nuevas dinámicas de trabajo que aúnan la seguridad para las personas institucionalizadas con el más absoluto respeto a su dignidad, integridad física y psicológica.

Todos los centros Caser Residencial, comparten esta política libre de sujeciones, desplegándose formación al respecto a su dignidad, integridad física y psicológica.