Utilizamos cookies, propias y de terceros, con la finalidad de optimizar la oferta de nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Más información. cerrar

Utilidades

Enfermería

Enfermería

El papel del Departamento de Enfermería en Caser Residencial.

 

En Caser Residencial, el departamento de enfermería, esta formado por profesionales especializados en geriatría y  en una atención personalizada al residente.

enfermeria_foto3

Desde el momento en el que el residente y su familia llegan a  nuestros centros, será este departamento uno de los responsables de dar la bienvenida; manteniendo una reunión con la familia y el residente con la finalidad de conocer lo máximo posible las diferentes patologías que pueda presentar desde una perspectiva no solo sanitaria, sino de las percepciones que las personas tienen, ofreciendo una atención bio-psico-social.

 

Una vez finalizada la misma, se llevará a cabo una valoración inicial  del residente (peso, talla, tensión arterial, etc.).

 

Una de las características principales del Departamento de Enfermería en Caser Residencial es la fluidez comunicativa e informativa con los familiares.

 

Desde enfermería nos ofrecemos como nexo para la comunicación fluida entre la familia, los servicios sanitarios y el residente.

 

Actividades básicas del Departamento de Enfermería.

 

1. Bienvenida y adaptación del nuevo residente.

 

En el momento del ingreso del nuevo residente, el personal de enfermería es el encargado de recibirlo,  para pautar una valoración de cuidados y adaptarnos a las principales necesidades sanitarias de la persona mayor.

 

Es en este momento, cuando se valorarán no solo a nivel físico sino también a nivel psicológico, las diferentes necesidades de nuestro nuevo residente.

 

En esta bienvenida no sólo estaremos pendientes de las necesidades del residente, sino también de las de los familiares, como parte fundamental en la buena adaptación del residente al centro.

 

Es fundamental que en este momento la familia exponga las preferencias, gustos y necesidades sanitarias de la persona mayor para que podamos  ofrecer a nuestro residente una estancia más agradable y eficaz.

 

2. Valoración exhaustiva e individualizada al ingreso (valoración de cuidados).

 

En esta valoración iremos detallando minuciosamente todos los cuidados sanitarios que el residente pueda precisar a fin de, no solo registrarlo para la práctica sanitaria, sino también para tener una buena interlocución entre los distintos departamentos y poder facilitar la práctica interdisciplinar.

 

En esta valoración atenderemos a aspectos muy diversos, como por ejemplo la movilidad, las necesidades nutritivas, de riesgo de upp, presencia o no de lesiones: una valoración global.

 

3. Preparación y administración de medicación.

enfermeria_foto1

Tras la valoración, y una vez termine la bienvenida, procederemos al registro de todo lo comunicado tanto a nivel escrito como oral. En esta parte cabe subrayar el registro de un tratamiento actualizado, donde tendrán cabida las diferentes patologías así como alguna posible alergia.

 

Una vez registrado el tratamiento, lo pondremos en conocimiento de nuestro farmacéutico, quien se encargara de la preparación de la medicación.

 

Se preparará un pastillero semanal supervisado por el farmacéutico del centro, correspondiendo la administración de la misma al equipo de enfermería.

 

Cada pastillero vendrá correctamente asignado con nombre y apellidos de nuestro residente así como también indicado día de la semana y la toma del día.

 

4. Úlceras por presión.

enfermeria_foto2

Es tan importante el trabajo de prevención de la aparición  de heridas por presión como la tarea a realizar por el departamento de enfermería una vez las úlceras han aparecido.

 

Valoramos el riesgo de aparición de úlceras por presión utilizando la Escala Norton Modificada, que analiza parámetros tales como la incontinencia, la movilidad y el grado cognitivo.

 

Para prevenir las heridas por presión, es imprescindible la coordinación con el área de auxiliares de geriatría, quienes llevarán a la práctica las pautas de cambios posturales, hidratación y nutrición (dietas ricas en proteínas) básicas para evitar la aparición de las mismas.

 

Para llevar a cabo una eficaz y rápida curación, los cuidados de enfermería son:

  • Contacto con médico de familia, especialistas y cirujano, si procediese.
  • Control constante de limpieza y grado de humedad de la zona dañada.
  • Curas según pauta y consideración del DUE.
  • Utilización de los más modernos métodos y materiales de disminución de presión en zona.
 

5. Curas de heridas quirúrgicas.

enfermeria_foto4

Se realizaran curas periódicas pautadas por el cirujano, así como seguimiento diario con el fin de favorecer la cicatrización y una pronta recuperación posquirúrgica.

 

6. Control de glucemias y administración de antidiabéticos.

 

Todo residente diabético, será sometido a controles con el fin de administrar la cantidad de antidiabético que se precise, favoreciendo unos niveles adecuados de glucosa.

 

7. Consultas diarias con medico de familia.

 

Nuestro médico pasará consulta diaria con el equipo de enfermería, para así poder obtener información acerca de los residentes y de las diferentes patologías que puedan aparecer prescribiendo en cada caso el tratamiento que se requiera.

 

8. Reunión multidisciplinar.

 

Semanalmente se realizara una reunión con todos los responsables de cada departamento, en las que se hará un recorrido de la evolución de todos los residentes.